Ciclo circadiano

Ciclo circadiano

La palabra circadiano significa «alrededor de un día» que proviene de las palabras del latín «circa» que quiere decir “alrededor” y «diem» que se refiere a “día”. El estudio de los ritmos circadianos se llama cronobiología y los ritmos circadianos se encuentran en la mayoría de los seres vivos, incluidos plantas, animales, y muchos diminutos microbios.

En el ambiente de un organismo, este responde principalmente a la luz y la oscuridad; son en esencia cambios conductuales, físicos y mentales que siguen un ciclo diario. El dormir por la noche y estar despierto durante el día es un ejemplo claro de un ritmo circadiano relacionado con la luz.

Ahora hablemos de los relojes biológicos ¿Qué son?

Debemos empezar ubicando este reloj biológico en una región del cerebro llamada hipotálamo. Las señales del hipotálamo viajan a diferentes regiones del cerebro que responden a la luz, incluida la glándula pineal.

En respuesta a la luz, por ejemplo: luz solar; (durante el día) la glándula pineal suspende la producción de melatonina, una hormona que provoca la sensación de somnolencia. De la misma manera la melatonina aumenta sus niveles en el cuerpo cuando se oscurece (durante la noche).

El hipotálamo también controla los cambios en la temperatura corporal y la presión arterial que ocurren durante el sueño.

Componen moléculas específicas (proteínas) que interactúan en las células de todo el cuerpo. Los relojes biológicos son el dispositivo de tiempo innato de un organismo, se encuentran en casi todos los tejidos y los órganos.

Viendo todo esto surge una incógnita,

¿Son los relojes biológicos, lo mismo que los ritmos circadianos?

No, pero están relacionados entre sí. Los relojes biológicos producen ritmos circadianos y regulan su programación.

¿Qué es el reloj principal?

El reloj principal en el cerebro coordina todos los relojes biológicos de un ser viviente al mantenerlos sincronizados. En los animales vertebrados, incluidos los seres humanos, el reloj principal es un grupo de aproximadamente 20.000 neuronas.

Estas forman una estructura llamada núcleo supraquiasmático o NSQ que se encuentra ubicado en el hipotálamo y recibe información directa de los ojos.

¿El cuerpo produce y mantiene sus propios ritmos circadianos?

Hay factores naturales en el cuerpo que producen ritmos circadianos; sin embargo, las señales del ambiente también los pueden afectar. La principal señal que influye en los ritmos circadianos es la luz del día, la cual puede activar y desactivar los genes que controlan la estructura molecular de los relojes biológicos. El cambio de los ciclos de luz y oscuridad puede acelerar, desacelerar o reiniciar los relojes biológicos, así como los ritmos circadianos.

Dado que los ritmos circadianos son controlados por la luz, las personas que tienen algún grado de ceguera en ambos ojos tienen dificultad para dormir. Algunas padecen de problemas porque sus ojos no detectan la luz. La incapacidad de los ojos de detectar la luz entorpece sus ritmos circadianos, lo que provoca problemas de sueño crónicos.

Los suplementos de melatonina podrían mejorar el sueño de las personas con ceguera total. Sin embargo, estos suplementos pueden acumularse en el organismo y provocar efectos secundarios adversos, por lo que no se recomienda su uso a largo plazo.

¿Pueden los ritmos circadianos afectar las funciones corporales y la salud?

La respuesta es sí. Los ritmos circadianos pueden influir en los ciclos de sueño/vigilia, la secreción hormonal, los hábitos alimentarios y la digestión, la temperatura corporal, y otras funciones importantes del cuerpo.

Los relojes biológicos que funcionan rápida o lentamente pueden producir ritmos circadianos alterados o anormales. Los ritmos irregulares se han relacionado con varias afecciones médicas crónicas, como trastornos del sueño, obesidad, diabetes, depresión, trastorno bipolar y trastorno afectivo estacional.

“De la misma manera el cuerpo siempre se adapta, ya que fue creado de manera tan maravillosa que siempre encuentra la manera de acoplarse a un determinado ambiente, entorno, hábitos, costumbres etc. Y así poder reajustarse y seguir con su funcionamiento”.

A pesar de esto la deprivación del sueño o simplemente comer en el momento equivocado del día puede tener efectos nocivos sobre la salud. Estas alteraciones, también conocidas como desincronización circadiana, está asociada a enfermedades crónicas como la diabetes o la hipertensión arterial y otras más antes mencionadas.

Véase también...

5/5
5/5
5/5
5/5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *