Meditación

Meditación

Se puede definir como meditación el pensamiento o consideración de algo con atención y detenimiento para estudiarlo o comprenderlo bien. Otra definición utilizada es también como la oración que se hace en silencio o reflexión intimista sobre algún tema espiritual o trascendental.

Aparte de su uso histórico, la palabra meditación es empleada en la traducción de conceptos provenientes de prácticas espirituales asiáticas como el dhyana. De esa manera, la palabra meditación adquirió una nueva definición que la hace similar a la contemplación.

Ya sea para calmar la mente, para encontrarse a uno mismo o para reducir la ansiedad o el estrés, cada vez hay más gente interesada en introducir esta práctica en su vida diaria y de esa manera mejorar su calidad de vida.

muchos se preguntan a menudo ¿Cuáles son estos beneficios? o ¿De qué nos sirve meditar? La meditación nos beneficia por distintos motivos:

  • Mejora la memoria y las funciones cognitivas
  • Potencia la aparición de pensamientos positivos
  • Es útil para empatizar con los demás
  • Mitiga los efectos del estrés
  • Afecta positivamente al sistema inmunológico
  • Aumenta la tolerancia al dolor
  • Mejora la capacidad de atención y concentración

No existe una manera correcta ni una incorrecta para meditar. Teniendo esto presente lo más importante es que la meditación te ayude a reducir el estrés y a sentirte mejor en general.

A continuación, te dejamos ejemplos sobre algunas maneras de meditar para que así tengas una idea y puedas adaptar la que mejor te convenga:

Meditación de consciencia plena:

Este tipo de meditación de consciencia plena está basado en la consciencia, o tener una percepción agudizada y aceptación de vivir en el presente. En este tipo de meditación, expandes tu percepción. Te concentras en lo que sientes durante la meditación, como el flujo de tu respiración. Puedes observar tus pensamientos y emociones, pero los dejas pasar sin juzgarlos.

Meditación guiada:

A veces se la llama imágenes guiadas o visualización, con este método de meditación formas imágenes mentales de lugares o situaciones que te relajen. Puedes intentar usar tantos sentidos como te sea posible, como olores, imágenes visuales, sonidos y texturas. Tal vez un guía o maestro te dirija a través de este proceso.

Meditación con mantra: 

En este tipo de meditación con mantra, repites en silencio una palabra o una frase calmante para evitar pensamientos que te distraigan.

Yoga: 

En el yoga realizas una serie de posturas y ejercicios controlados de respiración para promover un cuerpo más flexible y una mente calma. Al realizar posturas que requieren equilibrio y concentración, te ves estimulado a enfocarte menos en tu día ocupado y más en el momento.

Qi gong (CHEE-gong):

Esta práctica generalmente combina la meditación, la relajación, el movimiento físico, y ejercicios de respiración para restaurar y mantener el equilibrio. Qi gong es parte de la medicina tradicional china.

Tai chí:

Esta es una forma suave de las artes marciales chinas. En Tai chí haces una serie de posturas o movimientos a tu ritmo y en una manera lenta y llena de gracia mientras practicas respiración profunda.

Meditación trascendental:

Es una técnica simple y natural. En la meditación trascendental, repites en silencio y de una manera específica un mantra que te dan personalmente, como una palabra, un sonido o una frase. Esta forma de meditación quizás le permita a tu cuerpo entrar en un estado de descanso y relajación profundos y deje que tu mente logre el estado de paz interior sin necesitar usar concentración ni esfuerzo.

Recuerda, por ejemplo, que es común que tu mente divague mientras meditas, sin importar cuánto tiempo has estado practicando la meditación. Si estás meditando para calmar la mente y tu atención divaga, lentamente vuelve al objeto, la sensación, o el movimiento en que estás concentrándote.

«No juzgues tu habilidad para meditar, ya que esto puede aumentar tu estrés. La meditación lleva práctica».

Con la meditación conectamos con lo esencial de nosotros mismos, con esas respuestas más viscerales que van con nuestra propia naturaleza individual, y es una capacidad natural obtenerlas, y para ello meditar nos ayuda a reducir el exceso de información que disponemos.

Con la meditación accedemos a observar con mayor transparencia lo que ocurre en la propia realidad. Nos aporta claridad para construir la realidad deseable, una visión personal de cómo sería el mundo que desean tener a su alrededor, un proyecto de vida basado en la auto consciencia, y una acción alineada con la naturaleza y esencia personal.

Considerando esto, algunos estudios sugieren que la meditación quizás ayude a ciertas personas a controlar síntomas de trastornos como:

  • Cáncer
  • Asma
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Dolor crónico
  • Presión arterial alta
  • Problemas para dormir
  • Dolores de cabeza por tensión
  • Enfermedades cardíacas
  • Síndrome del intestino irritable

Véase también...

5/5
5/5
5/5
5/5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *